TalentFY

Cómo mejorar la productividad con la Ley de Parkinson

La Ley de Parkinson es un principio que puede ayudarte mucho a aprovechar mejor el tiempo. Para ello, además de conocer este principio, lo que necesitas es saber cómo aplicar sus enseñanzas en tu día a día. Esto es lo que vamos a tratar de conseguir en este artículo.

Piensa que esta ley no solamente puede ayudarte a mejorar tu eficiencia a nivel individual, sino que sus principios son aplicables también para los equipos.

¿Qué es la Ley de Parkinson?

La Ley de Parkinson nació a raíz de una investigación que llevó a cabo Cyril Northcore Parkinson sobre las tareas diarias de una persona en el Servicio Civil Británico. La ley que planteó en su estudio dice lo siguiente: “el trabajo se expande hasta llenar el tiempo disponible para su realización”.

Pongamos un ejemplo que nos ayude a entenderlo mejor. Son las 9 de la mañana y nos encargan una tarea que debemos entregar al finalizar la jornada, a las 6 de la tarde. Dedicamos todo el día a realizarla, y cuando llega la hora límite, la entregamos. Sin embargo, es probable que, si nos hubieran puesto como fecha límite las 2 de la tarde, la hubiéramos finalizado igualmente, obteniendo unos resultados bastante similares.

Aquí es donde se aplica la Ley de Parkinson: hemos tardado 9 horas en realizar la tarea porque era el tiempo que teníamos disponible, no porque verdaderamente fueran necesarias.

El autor de la Ley de Parkinson sugirió que esto es debido a que, sin quererlo de forma consciente, las tareas nos parecen más o menos complejas en función del tiempo límite que les asignamos.

¿Cómo utilizar la Ley de Parkinson a nuestro favor?

1) Trabaja a contrarreloj

Prueba en reducir tu deadline para terminar las tareas. Por ejemplo, si normalmente tardas una hora en acabar un proyecto, trata de ponerte un plazo límite de 50 minutos.

Luego, intenta finalizar lo que tengas que hacer a contrarreloj. Al principio no te parecerá fácil, pero te sorprenderá ver de lo que eres capaz si sabes administrarte un poco de presión adicional. Tu mente evade las distracciones y está más focalizada para terminar antes.

2) Evita caer en el perfeccionismo

No es siempre fácil dar por acabada una tarea. Siempre hay algo que podemos mejorar, ¿verdad?

Muchas veces tardamos el doble en terminar una tarea porque estamos constantemente retocando pequeños detalles para conseguir que sea perfecta. Debes olvidarte de eso; nunca lo será. Lo único que conseguirás es perder tiempo en cosas que te añaden muy poco valor.

Si sufres de este problema, trata de definir con precisión el objetivo de tu cometido antes de empezarlo. Una vez cumplas tu propósito, sabrás que es momento de darlo por terminado.

3) Crea incentivos para acabar pronto

Una de las razones por las que la Ley de Parkinson se cumple casi siempre en muchas organizaciones es porque las personas raramente tienen incentivos para acabar sus tareas pronto.

El esfuerzo muchas veces no se recompensa, ya que está instaurada una cultura en la que la simple presencia en la oficina prevalece sobre el afán por hacer las cosas bien y en poco tiempo.

Crea incentivos por los que merezca la pena aprovechar el tiempo. Salir pronto de la oficina, tener más tiempo para relajarte, o dedicar tus ratos libres a cosas que te hagan disfrutar. Esto te dará buenas razones para estar plenamente focalizado en el trabajo, y ser lo más productivo posible.

La Ley de Parkinson, junto con la regla del 80/20, han supuesto una verdadera revolución para muchas personas. Ambas nos pueden ayudar mucho a aumentar nuestra productividad personal.

Si quieres saber más sobre la regla del 80/20 no puedes perderte nuestro artículo La regla del 80/20 en el mundo de los recursos humanos.

Y tú: ¿Qué haces para ser más productivo en tu día a día? ¿Habías aplicado la Ley de Parkinson en tu rutina de trabajo?
[INSERT_ELEMENTOR id="5009"]
[INSERT_ELEMENTOR id="5004"]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

dos + 11 =

I accept the Terms and Conditions and the Privacy Policy

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Escanea el código
Hola, ¿en qué podemos ayudarte?