TalentFY

Descubre todo lo que debes saber sobre el MaaS

La función de directivo tal y como la conocíamos antes está a punto de desaparecer (si es que no lo ha hecho ya). Y seguro que te estás preguntando: ¿Por qué? La respuesta reside en la aparición de un sistema de contratación de directivos que está revolucionando la manera de gestionar algunas organizaciones: el management-as-a-service (MaaS).

Esta modalidad de contratación proveniente de Estados Unidos, donde ya está fuertemente implantada, ha entrado con fuerza también en el continente europeo.

¿Qué es el management-as-a-service?

Este anglicismo nos quiere decir que la gestión de una empresa puede ser contratada como servicio, o lo que es lo mismo, ser externalizada.

Según varios estudios los directivos a tiempo completo dedican de media solo un 20% de su tiempo a funciones críticas de dirección. El resto lo destinan a tareas rutinarias, que podrían ser fácilmente delegadas a otras personas.

Entonces, ¿qué sentido tiene pagar el elevado salario de un directivo de alto nivel si la mayoría de esfuerzos los destina en labores delegables? No todas las empresas están dispuestas a pagar tal lujo.

Pero cabe destacar que la mayoría de las compañías de vez en cuando sufren circunstancias pasajeras (crisis de resultados, lanzamiento de un nuevo producto, internacionalización, etc.) que precisan de habilidades directivas muy concretas. ¿Cómo pueden gestionarlas mejor?

Una respuesta por parte de la empresa que implique cambios permanentes en la dirección puede ser un sinsentido, ya que se está tratando con un contexto transitorio. Para tratar de la mejor manera estas situaciones pasajeras necesitan una solución que sea útil a corto plazo y que no les suponga cambios permanentes en el negocio.

Como podrás ver más adelante, la externalización de la función de directivo tiene como propósito resolver todas estas problemáticas que te hemos comentado.

Formatos de servicio

1) Head-renting
En pocas palabras: el head-renting es un servicio de alquiler de directivos sénior. La singularidad de este sistema es que los ejecutivos no trabajan a jornada completa; sino que su dedicación es parcial. De esta forma, los directivos subcontratados se centran en ese 20% de tareas en las que se requieren sus aptitudes. Las funciones menos clave se delegan a personas con menos experiencia.

2) Interim management o implant
El interim management o implant está pensado para situaciones en las que el equipo directivo actual es incapaz de encontrar una solución.

Este modelo de contratación permite externalizar la función de dirección mientras se produce un contexto excepcional. Una vez se logra superarlo, la relación laboral termina. Así, se dispone de ejecutivos idóneos para gestionar la situación sin tener que efectuar grandes cambios en la composición de la dirección.

Es una solución que suele ser óptima para:
1) Reestructurar la empresa: gestionar crisis e iniciar un proceso de cambio.
2) Sustituir algunos directivos: realizar las funciones hasta que la empresa encuentre un sustituto, o cubrir una baja temporal.
3) Trabajar en proyectos específicos: como puede ser el lanzamiento de un nuevo producto, la adquisición de una empresa, la apertura de una nueva delegación…
4) Desarrollar start-ups: dirigir áreas no cubiertas por los emprendedores pero esenciales para el éxito de la empresa.

Beneficios del management-as-a-service

1) Resultados inmediatos.
Un directivo en alquiler antes de ser seleccionado por la compañía subcontratadora ya ha demostrado ser experto en manejar situaciones complejas. Es una persona perfectamente preparada para responder directa y rápidamente a las necesidades de la empresa que reclama sus servicios.

 2) Coste accesible.
El régimen de contratación es mercantil. Esto significa que la empresa no tiene que pagar costes de Seguridad Social, nóminas ni indemnizaciones. Solo paga por aquellas actividades estratégicas que requieren de experiencia y formación para su desempeño.

 3) Flexibilidad.
La empresa accede a talento excepcional sin tener que hacer ajustes en la plantilla. Además, en todo momento tiene la posibilidad de contar con el apoyo de más personas, o de sustituir el ejecutivo (sin pagar ninguna indemnización por ello).
La compañía que contrata el servicio asume cero riesgos. En consecuencia, es un servicio atractivo para todo tipo de empresa: desde startups hasta grandes multinacionales.

Y tú: ¿Has contratado alguna vez un MaaS? ¿Cómo fue la experiencia? ¿Qué supuso para tu negocio trabajar con un Maas?
[INSERT_ELEMENTOR id="5009"]
[INSERT_ELEMENTOR id="5004"]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

nueve + cuatro =

I accept the Terms and Conditions and the Privacy Policy

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Escanea el código
Hola, ¿en qué podemos ayudarte?